Logotipo Olentzero

Ixila eta pentsakorra
potolo eta gainera nola!
Gabonero beti ondoan
hara hemen Olentzero hona!

Cookie-ei esker eskaintzen ditugu gure zerbitzuak. Gure zerbitzuak erabiliz gero, cookie-ei ematen diegun erabilera onartzen duzu. Hemen kontsulta dezakezu gure cookieak politika. OK

Orokorrak

Aportaciones de José María Satrustegi a la figura de Olentzero

Hoy en día la literatura en torno a Olentzero es ciertamente numerosa. Como decía Julio Caro Baroja muchas publicaciones de divulgación se dedican a copiar parcialmente, ignorando o inventando muchos aspectos que hoy rodean a Olentzero

. El mismo autor nos remite a cuatro fuentes fundamentales, José Antonio de Donostia, José Miguel Barandiaran ; Pío Baroja y Resurrección María de Azkue . En la actualidad hay que añadir al mismo Julio Caro Baroja y a José María Satrustegi.

Cada uno de estos investigadores incidirá en distintos aspectos, pero siempre tratarán el tema con rigor, teniendo en cuanta las aportaciones de sus colegas.

Dada la amplitud de la materia, nos detendremos en las investigaciones de José María Satrustegi, euskaltzale y etnógrafo navarro, dado que también se celebra el 50 aniversario de dos iniciativas que impulsó desde sus inicios, Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra y Fontes Linguae Vasconum.

Origen del nombre

Las posturas principales que han intentado definir la procedencia del término han sido tres. La primera, defendida por Lope de Isasi y Resurrección María Azcue, establece que el término original es Onentzaro y corresponde al tiempo de Navidad; la segunda opción, la de Severo Altuve y Manuel Lecuona, apuntan que la clave es la raíz Olen, siendo una alteración del término Noël, procedente de Francia, por tanto sería una personificación aunque un poco alejada del bondadoso Père Noël; y la tercera, la de Julio Caro Baroja, que relaciona Olentzero con el ciclo de las antífonas que se cantaban en las vísperas previas a Navidad, del 17 al 23 de diciembre, que en Francia se denominaban Oleries.

Satrustegi señaló que en Navarra el término más común seguía siendo Olentzero y la interpretación que propuso es que el término oles se refiera únicamente a las canciones de ronda, que en Vizcaya se dice “olez-olez- ibili” para referirse a las cuestaciones. El autor lo ilustró incluyendo una canción recogida por él mismo en Urdiain:

Zapata txuriyek paperez,

iauriya dekala, baterez;

nagusi jaunari esango deagu

asiko ote gaan ero ez.

Orra, orra gure Olentzero

pipa hortziy en duela

ixerita dago

kaponak ere bai ta

oilaskotxuekin

biher merendatzeko

botilla arduakin.

Olez, olez,

bakallu jalez,

bost eta sei hamaika

txorixorik ez balin badago

igual dela lukainka .

En Olazabal cantaban Joles ta joles etxeko atsuak, nik jotzen ditut atiak eta kontsola bitez jendiak y los mozos de Itsasondo, por su parte entonaban lo siguiente:

Joles tu joles etxekotxuak!

nik jotzen ditut atiak;

nik jotzen ditut atiak eta

erantzun ongi jendiak.

Solsticio de invierno

Enlazando con las canciones que recogió en sus trabajos de campo, explicó que, precisamente durante el solsticio de invierno es cuando mayor número de cuestaciones y actividades festivas tenían lugar. La información etnográfica pone de relieve, como dijo, “una realidad que bien pudo suponer en el calendario de nuestros antepasados la nota determinante de esta época del año: olesen-aro/olezen-aro o tiempo de las postulaciones, que luego derivaría a olentsen-aro/Olentzen-aro”.

Satrustegi, también relacionó la figura de Olentzero con lo viejo y lo nuevo, el final de un año y el comienzo de uno nuevo. En algunos pueblos se decía que era un personaje con tanto ojos como días tiene el año. En la versión de Larraun era un hombre de 366 ojos.

Y relacionado con la contraposición de lo viejo y lo nuevo, en Bedayo recitaban “Olentzaro zar ¡hik atorra zar! Eguberri berri-berri, nik atorra berri?” .

Olentzero, en algunas localidades de Leitzaran, era considerado un vigilante de la conducta infantil, capaz de dar un corte de hoz a los niños traviesos. En Uitzi una persona disfrazada perseguía a los niños con una hoz. En Elduain asaban castañas desde el anochecer para impedir con el ruido del tamboril la llegada del personaje nada amistoso.

Ninguno de los investigadores anteriores había tratado sobre la peligrosidad de este personaje caracterizado por todo tipo de excesos. En Beruete se hablaba de posibles secuestros por parte de Orantzaro y se recomendaba no salir de casa: “Orantzaro etorkook eta eamman hau” .

Uno de los símbolos asociados a Olentzero en este valle era la hoz, como ya se ha mencionado, vinculado al final y corte del tiempo. En algunas localidades como Itsaso, Berastegui o Lekumberri la hoz estaba colgando dentro de la chimenea o cerca para degollar a los desobedientes que se resistían a ir a la cama o mentían.

En Leitza se tenía la costumbre de colocar un muñeco relleno de paja y trajeado en el balcón con la cara de trapo manchada de carbón y provisto de una hoz. En Lekumberri la figura humana que se colocaba al lado de la chimenea debió ser algo bastante reciente y posterior a la hoz colgante ya mencionada. Afortunadamente, para los niños de Leitzaran, Olentzero dispone de poco tiempo hasta la llegada del solsticio.

Por otro lado, y no menos sorprendente, son los testimonios que Satrustegi recogió en Rentería, Lesaka y Sara, donde la fiesta terminaba con la quema ritual del monigote. Esta costumbre no se puede desvincular de las tradiciones del solsticio relacionadas con el fuego distribuidas en otros territorios europeos.

Para concluir, Satrustegi consideró que Olentzero, principalmente un periodo de tiempo en el que tienen lugar las cuestaciones, sintetiza elementos del antiguo culto solsticial con motivos de tradición cristiana. Además de tener en cuenta trabajos anteriores, aportó nuevas reflexiones sustentadas en su propio trabajo de campo, en un momento en el que aquellas costumbres estaban desapareciendo o siendo modificadas. Aunque es propio de las tradiciones evolucionar con el paso del tiempo, el conocimiento de estas y su origen es fundamental. Hemos visto que la variedad y riqueza es sorprendente, y a mi entender, mucho más interesante que la figura que los criterios de mercado está imponiendo.

Naiara Ardanaz-Iñarga

Cátedra de Lengua y Cultura Vasca

Universidad de Navarra

2019(e)ko abenduaren 11(a), asteazkena

Orokorrak kategorian

 
Hosting por dinahosting

 

Olentzerozaleen Elkartearen web gune ofiziala
olentzero.net@gmail.com
2006ko, 2007ko bertsio ikustea · RSS · intranet
Logo Udalbilde-Udalbiltza
Babeslea Udalbiltza Udalbide
Olentzeroren Lagunak Elkarteak Udalbiderekin hitzarmenak sinatu ditu 2005, 2006, 2007, 2008 eta 2011an.
Esker Kepa Gallego · Design Lekunberri.com
© 2007-2020.