Logotipo Olentzero

Ixila eta pentsakorra
potolo eta gainera nola!
Gabonero beti ondoan
hara hemen Olentzero hona!

Cookie-ei esker eskaintzen ditugu gure zerbitzuak. Gure zerbitzuak erabiliz gero, cookie-ei ematen diegun erabilera onartzen duzu. Hemen kontsulta dezakezu gure cookieak politika. OK

Orokorrak

Olentzero Pamplona / Iruña (#36). 2007/12/24. Argazkia: Xabier Martinez Alava.

Un txistu para el Olentzero

El Olentzero vuelve un año más a las calles de Iruñea. Y lo hace como cada 24 de diciembre, con la txapela, el blusón y bota, al calor de las castañas bien asadas, entre cantos y bailes, y al ritmo del txistu. Como cada 24 de diciembre.

Hace ya 48 años que los hermanos Elizalde salieron a tocar por primera vez. Elías tenía 11 y Pepe 8 cuando, txistu en mano, acompañaron por primera vez al Olentzero en su visita a la capital del viejo reino. Luego se les unieron Tito y Fermín, aunque éste último lo dejaría poco después. "Fuimos de los primeros en tocar el txistu con el Olentzero -recuerda Elías Elizalde.- Empezamos unos pocos años después de que saliera la por primera vez. Para nosotros era una de las actuaciones fijas que teníamos como txistularis durante el año, igual que la cabalgata de reyes o el txupinazo".

Habían aprendido a tocar el txistu con Policarpo Garay, en su casa de la calle Teobaldos, es uno de los músicos más emblemáticos que ha tenido Iruñea en los últimos 100 años. Garay, natural de Erandio, tocaba en la banda del ayuntamiento con Luis Orayen, otro de los primeros txistularis en acompañar al viejo carbonero el día de Nochebuena. Andoni Santamaría, el hijo de Policarpo José Luis Garay, Sixto Iragui, los Arana, Baraibar, o Alejandro Martínez eran otros de los txistularis de aquellos años. También Aramburu, Ibáñez etc. aunque estos creo llegaron un poco mas tarde. "Salíamos de la escolanía de San Antonio, en la calle San Fermín. De allí íbamos con la cabalgata tocando biribilketas y los pasacalles más conocidos, y a nuestro alrededor la gente bailaba y daba vueltas", recuerda Pepe Elizalde. "Esas kalejiras eran muy diferentes a las de ahora. La gente bailaba al ritmo del txistu, se daba la mano y daba vueltas alrededor de los músicos. Pero eso prácticamente ha desaparecido", lamenta Elías.

Pero el número de txistularis fue descendiendo poco a poco, hasta que un año, alarmado por la posibilidad de que el Olentzero pudiera visitar Iruñea sin la compañía de sus txistularis, Sixto Iragui se puso en contacto con los hermanos Elizalde para reclutar tanto txistularis veteranos en cierto grado de hibernación como nuevos intérpretes de las diferentes escuelas de txistu y conservatorios (estos últimos menos adiestrados en la, llamémosle así, cultura de la calle). Coincidió además con la robusta instauración del txistu en 'fa' natural por las facciones ortodoxas u oficiales del mundo del txistu que han permitido su introducción en el desarrollo orquestal. "Fue para todos una sorpresa este reencuentro con nuestra "tibia" y con la excusa de reivindicar el fogoso txistu en 'fa' sostenido (el de siempre) y una importante añoranza del txistu popular, nació la famosa M.G.T./T.S.F, Mugarik Gabeko Txuntxuneroak/Txuntxuneros Sin Fronteras", recuerdan. Carmen Rosa Muñoz, Javier Arteta, Jesús Viguiristi, Terentxo Arana y un largo etcétera son los impulsores. Hasta cien txistularis ha reunido Koldo Cerezeda -alma de esta ONG- en las dianas de las Ferias de Tafalla. Luis Mari Vital en Sangüesa, los de Estella, Peralta, Aoiz, etc. vienen haciendo concentraciones similares.

El txuntxunero venía a ser la persona que tocaba con y para el pueblo. Diferenciarlo del txistulari -elegante en su compostura e imagen tradicional- es sencillo por sus habilidades gestuales, de repertorio, cierto grado de transgresión social (horarios, lugares, etc.), discurso heterodoxo y alguna otra peculiaridad que no viene a cuento señalar.

"En el Olentzero tocábamos biribilketas y canciones tradicionales como Gora, Santa Cecilia, Celedon o Elizondo. Muchas de ellas estaban compuestas por el capuchino Hilario Olazarán. Era como el alma para nosotros", destaca Pepe.

Desde entonces, y salvo puntual excepción, los Elizalde no han faltado a la cita de cada 24 de diciembre. Una experiencia que les ha permitido vivir en primera persona la evolución de la fiesta, y del propio país. "Antes era diferente, había menos gente y era todo más familiar. Ahora hemos conseguido que todos los niños quieran ver al Olentzero, aunque ello implique que la fiesta esté un poco masificada", subraya Pepe. "Lo que más ha cambiado ha sido el volumen de gente", coincide el hermano mayor, que, sobre todo, recuerda el frío de aquellos años. "Será porque íbamos en pantalón corto. Me recuerdo con calcetines largos, en un entorno muy familiar", añade.

En cualquier caso, la evolución del Olentzero es algo que alegra a todos los euskaltzales. También a Pepe y a Elías. "Se nota el éxito de las ikastolas. Ahora hay mucha más gente que habla euskera y conoce las canciones, y eso es algo que se nota el día del Olentzero", dice Pepe. "El Olentzero es ya toda una institución. Tiene mucha fuerza", añade.

Aquellos niños que miraban con una mezcla de admiración e impaciencia la magia del Olentzero se han convertido en amas y aitas, y muchos son ahora quienes acompañan al carbonero durante todo el paseo. La decena de txistularis es ahora medio centenar. "A nosotros nos llaman 'zaharrak', los viejos, y nos ponemos todos juntos. Es agradable juntarte cada año para tocar". Con los Zaharrak se colocan también los hermanos Arana, Mintxo Garaikoetxea, la familia Aramburu, Carmen Rosa Muñoz, José Miguel Iribarren, Aguirre y tantos txistularis que han convertido la tarde-noche del 24 de diciembre en una cita ineludible.

"El día del Olentzero es una costumbre, una tradición. Es una forma diferente de vivir la Nochebuena, algo que conoces desde pequeño, que llevas dentro y que sientes mucho. No es fácil de explicar... pero a mí me faltaría algo sin el Olentzero", admite Pepe Elizalde. Para Elías, el 24 de diciembre también es un día muy especial. "Para mí es muy importante colaborar con nuestra cultura", dice. Pero, si el Olentzero sigue emocionando a Pepe y Elías, es por la ilusión que genera en los más pequeños. "No hay más que verles la cara". Como cada 24 de diciembre.

larunbata, 2007(e)ko abenduaren 22a

Orokorrak kategorian
, , , , .

 
Hosting por dinahosting

 

Olentzerozaleen Elkartearen web gune ofiziala
olentzero.net@gmail.com
2006ko, 2007ko bertsio ikustea · RSS · intranet
Logo Udalbilde-Udalbiltza
Babeslea Udalbiltza Udalbide
Olentzeroren Lagunak Elkarteak Udalbiderekin hitzarmenak sinatu ditu 2005, 2006, 2007, 2008 eta 2011an.
Esker Kepa Gallego · Design Lekunberri.com
© 2007-2019.