Logotipo Olentzero

Ixila eta pentsakorra
potolo eta gainera nola!
Gabonero beti ondoan
hara hemen Olentzero hona!

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizarlos, aceptas que usemos cookies.  Puedes consultar aquí nuestra política de cookies. OK

General

Oiartzun (#26)

Olentzero en Oiartzun

Olentzero es un personaje desgarbado, carbonero de profesión, y de ahí que aparezca con la cara tiznada. En sus labios lleva una pipa y suele estar sentado sobre un cesto de manzanas.

Pero ¿cuál es el origen de Olentzero?. ¿Quién era Olentzero?.

A decir verdad, no sabemos a ciencia cierta de cuando data esta costumbre, pero he aquí una hipótesis del origen de Olentzero.

Para los pueblos paganos de la antigüedad, los meses de Junio y Diciembre eran sagrados, ya que en ellos ocurrían respectivamente el día más largo y corto del año.

Hacia el 21 de Diciembre se celebraban unas fiestas denominadas olerías, y en ellas la gente recorría las calles y plazas cantando y gritando (oleska en euskara). Por eso se denomina a la temporada de fiestas olesaro (oles =cantar, gritar; aro =época, temporada, período).

Dentro del olesaro la fiesta más importante era el "Eguberri" (eguzki berri=sol nuevo).

Un personaje de esa fiesta era olentzero( Oles=cantar, ero= loco), personaje al que le tildaban de ido, de loco. Personaje que bien podía haber sido un muñeco o bien una persona.

El cristianismo llegó a Euskal Herria, más tardíamente que a otros pueblos, y ello permitió a ciertas costumbres paganas tener una pervivencia mucho mayor en el pueblo. La nueva religión con muy buen sentido, respetó las costumbres tradicionales paganas anteriores, poniendo en ellas, eso sí, una nueva simbología cristiana.

Así, las hogueras de Junio, de claro origen pagano y de fecundación de la tierra, se pusieron en honor de San Juan; la costumbre previvía, pero con sentido totalmente distinto.

Con Olentzero ocurrió lo mismo. Al celebrar el 25 de Diciembre los cristianos la Navidad Del Señor, las fechas de fin de año tomaban para ellos un carácter religioso, muy parecido al que por motivos paganos, tenía para los vascos paganos, el 21 del mes, que era el día más corto del año. Al convertirse a la religión cristiana los vascos, cristianizaron con ellos a Olentzero. De este modo el símbolo de las fiestas de las olerías, pasó a ser un mensajero popular del nacimiento de Cristo. Y ese es nuestro Olentzero actual.

El Olentzero que ha llegado a nosotros, no es ya el antiguo personaje pagano, loco, sino un personaje de la simbología cristiana; esto en cuanto a su significación.

Por otro lado la vestimenta del personaje ha ido cambiando en cuanto a las modas y a través del tiempo. Así, antiguamente se la representaba con un kapusai (especie de abrigo con capucha), mientras que desde hace unos doscientos años viene vistiendo txapela. Teniendo en cuenta que el tabaco vino de América, es de suponer que la pipa no sea muy antigua, y de la misma manera otros detalles.

Como se ve, Olentzero, a pesar de ser un personaje anterior a la cristianización, ha sido renovado a través de los siglos por el pueblo, adaptándolo a la moda de cada tiempo, dando así una vida nueva y constante a una vieja tradición.

CELEBRACION DEL OLENTZERO EN EL HOGAR

En Oiartzun, unos días antes de la nochebuena, la etxekoandre (señora de la casa) escoge un leño grueso y de un tamaño más que regular, para alimentar el fuego en que se condimentarán por la tarde del día de Olentzero, las viandas que se han de consumir en la cena. El leño se llama Olentzero-enbor (tronco de Olentzero).

Llegado el día, y luego de comer, se arrima el leño al fuego y se empieza a preparar la cena de Olentzero (Olentzero afaria). Es de reseñar que la fogata debe de ser grande.

Los platos que con preferencia se sirven en la cena son el zurruputuna (sopa de vigilia con briznas de bacalao), al azaolio (berzas condimentadas con aceite), el besugo asado a la parrilla, los caracoles en salsa y las castañas asadas. Se bebe sidra. Así aparece recogido esta tradición en el anuario de la Sociedad Eusko-Folklore, correspondiente al año 1922, escrito por el prestigioso oiartzuarra Don Manuel Lekuona.

En otro tiempo, los restos del tronco medio quemado, se ponían al día siguiente en el umbral de la puerta del caserío, para que el ganado pasara sobre él y así quedara preservado de ciertos males.

FUERA DEL HOGAR

Durante el día, las comparsas de niños postulan de casa en casa, llevando en andas a Olentzero, un monigote grotesco hecho de trapos o paja, sentado en una silla. Las andas suelen estar engalanadas con ramos de laurel que forman una especie de dosel al personaje. También en ocasiones, en lugar del muñeco, uno de los niños va disfrazado de Olentzero.

Las comparsas la forman normalmente los cuatro andas, un bolsero y el koplari.

De noche, postulan los mozos, llevando de un modo parecido al de los niños, bien el monigote, bien un Olentzero de carne y hueso con la cara negra de carbón, una pipa en la boca y un farol en la mano.

Por Joxe Mari Mitxelena

viernes, 21 de diciembre de 2007

En la categoría General
, , , , , , , , , .

 
Hosting por dinahosting

 

Sitio web oficial de la Asociación de Amigos de Olentzero / Olentzerozaleen Elkartea
olentzero.net@gmail.com
2006ko, 2007ko bertsio ikustea · RSS · intranet
Logo Udalbilde-Udalbiltza
Babeslea Udalbiltza Udalbide
La Asociación de Amigos de Olentzero ha firmado acuerdos con Udalbide en 2005, 2006, 2007, 2008 y 2011.
Esker Kepa Gallego · Design Lekunberri.com
© 2007-2019.