Logotipo Olentzero

Ixila eta pentsakorra
potolo eta gainera nola!
Gabonero beti ondoan
hara hemen Olentzero hona!

Orokorrak

Olentzero y su mujer (#3846). 2017/12/25

OLENTZERO EN ISABA

No es ni el más antiguo, ni tampoco el más moderno. Sin embargo posiblemente sí

que es, después del de Lesaka, el más documentado de cuantos Olentzeros llegan a la Comunidad Foral de Navarra. Hablamos del Olentzero de la villa roncalesa de Isaba.

En el año 2016, siguiendo las recomendaciones que a nivel internacional hizo la UNESCO, y las que a nivel estatal dispuso el Plan Nacional de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, el Gobierno de Navarra puso en marcha la realización, en sucesivas fases anuales, del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Comunidad Foral de Navarra, inventario este que su desarrollo completo incluye la propia catalogación de cada uno de los bienes inventariados. Quiere ello decir que, en unos años, vamos a estar en disposición de conocer con detalle, y de forma documentada, cada una de las manifestaciones culturales de carácter inmaterial que tenemos en nuestra tierra; nos referimos a fiestas, carnavales, romerías, danzas, juegos, canciones, ritos… todo aquello que no es tangible, que no se puede tocar, que no se puede guardar en una caja o en un museo.

Mientras este inventario se está desarrollando, de forma paralela se está haciendo una prueba piloto en la villa de Isaba, en donde se ha hecho una selección de sus bienes culturales a los que se están aplicando todas las fases completas del inventario y catalogación que a futuro va a llegar a hacerse en toda la Comunidad Foral. En algunos casos son bienes con muchos siglos de antigüedad, y en otros son manifestaciones culturales que hemos visto nacer estos años de atrás. Entre estos últimos está la llegada a Isaba de la figura de Olentzero, un acto que se ha consolidado y que a la vez es lo suficientemente joven como para que se haya llegado a tiempo de documentarlo desde que apareció.

Esta intervención en primer lugar ha puesto de relieve que no había nada escrito sobre esta costumbre que ha arraigado entre la sociedad izabar en las últimas décadas; es decir, se partía de cero. Así pues, la primera medida fue elaborar dos fichas diferentes de recogida de datos; la primera de ellas tenía como objetivo recoger de las personas informantes sus recuerdos sobre las primeras ediciones, sobre los protagonistas que tomaron la iniciativa, y sobre todo tipo de detalles en lo que a organización del acto se refiere; mientras que la segunda ficha estaba encaminada a recoger, después de cada edición, una descripción de todo lo que ha sido la fiesta (horario, recorrido, participantes, música, propaganda, etc,). Ambas fichas, que también incluían la petición de material gráfico, se repartieron entre todas aquellas personas que se sabía que tenían algo que contar por su implicación en el nacimiento y desarrollo de esta manifestación cultural. Y así, de esta manera, partiendo de que nunca se había recogido información sobre la llegada de Olentzero a Isaba, llegó a elaborarse un completo informe de 20 páginas que salvaguarda para siempre la memoria de esta consolidada costumbre.

Informe

Con toda esa información recogida se ha hecho un dossier con una riqueza de datos extraordinaria; se ha construido una base de datos entre todas las personas protagonistas, y se cuenta también con un dossier fotográfico en base a imágenes rescatadas de unos y de otros. En la presentación de este informe se puede leer:

La llegada a Isaba cada 24 de diciembre de este carbonero y de su señora es uno de esos elementos patrimoniales que apenas deja huella en los documentos, lo que imposibilita a futuro su rastreo. Es por ello que este trabajo ha recogido muy oportunamente el comienzo de esta tradición; hubiese bastado el paso de dos generaciones más para que este informe hubiese sido algo muy diferente, con deficiencias importantes, e inalcanzables para siempre. Así que es muy de agradecer el esfuerzo y la ayuda de todas aquellas personas que de una u otra manera han hecho posible esta base de datos.

Desconocemos hasta cuando se hará está fiesta, ¡larga vida tenga!, pero lo que sí sabemos es que dejamos aquí los testimonios y recuerdos de quienes la vieron nacer, de quienes participaron en sus primeras décadas de andadura. Al igual que se está haciendo con otros bienes culturales de Isaba, sentamos aquí también las bases para ir recogiendo los datos y la evolución de esta fiesta en los años venideros, y lo hacemos con el deseo y la esperanza de que entre unos y otros seamos capaces de ir actualizando esta base de datos.

BREVE HISTORIA

En Isaba surge este acto en los años ochenta del siglo XX, concretamente en 1986; quiere ello decir que, si lo comparamos con otros festejos o tradiciones locales, esta es sin duda una tradición joven. Es una fiesta que tiene ya su inercia, que no requiere de grandes preparativos ni de una estructura seria a nivel organizativo. Aunque también hay que decir que si no fuese por un pequeño colectivo de personas, que voluntariamente ejercen de motor y que atienden y se ocupan de todos los detalles, esta “tradición”, y todas, sería ya historia.

Teniendo en cuenta que la celebración de esta fiesta navideña en Isaba en un día en el que son numerosas las fiestas en toda Navarra en torno a la llegada de Olentzero, le hace pasar totalmente desapercibida, e invisible a los ojos de los medios de comunicación y de los archivos institucionales; lo que quiere decir que la recomposición de su historia lleva a prescindir de la mayoría de las fuentes documentales y pasa obligadamente por la recogida de material gráfico y, sobre todo, por la recogida de testimonios que sirvan para salvaguardar la memoria de esta fiesta desde sus mismos inicios.

Gracias a estos testimonios sabemos que detrás del nacimiento de esta fiesta hay un pequeño grupo de personas que trabajaron para que Isaba no se quedase atrás en esa eclosión de olentzeros que en esa época de apertura democrática van apareciendo por toda Navarra; y que dentro de ese pequeño grupo brillaba con luz propia el izabar Alfredo Barace, a quien ayudan otras personas como Magali Barace, Xabi Alonso, etc.

“Hasta que a mediados de los años ochenta se creó esta fiesta, yo solo había conocido en Isaba los Reyes Magos, muy austeros, por cierto. Desconozco si en la antigüedad existió en Isaba alguna tradición igual o parecida a Olentzero; lo cierto es que después de un periodo largo, en el que se reprimieron nuestras tradiciones ancestrales, incluso nuestro uskara roncalés, hasta hacerlos desaparecer, resurgió del pueblo las ganas de recuperar parte de lo perdido. La recuperada libertad religiosa, unida al ansia de revivir el uskara perdido, trajo a Isaba el Olentzero en el año 1986, recibido con gran alborozo por una parte importante de la población, y que desde entonces continúa vivo, junto a los Reyes Magos, manteniendo la ilusión ambos de los niños de Isaba y visitantes”, afirma Julio Beretens (1958) tratando de plasmar lo que en su opinión fue el espíritu de la aparición de esta fiesta en Isaba.

Organización y financiación

Habitualmente suele haber financiación municipal, una subvención que al menos permite hacer frente a los costes básicos: pastas, vino, etc. “En sus orígenes hubo cierta polémica a la hora de decidir conceder ayuda desde el Ayuntamiento, aunque lo cierto es que siempre ha estado subvencionado por el Ayuntamiento de Isaba, sino al 100%, casi”, afirma Julio Beretens.

La organización de todo esto recaía los primeros años en un grupo de personas, “antaño recuerdo a Magali en la organización de todo, y a Alfredo, Arrako… y yo mismo…; ahora se encarga de todo la Kurruskla”, informa Gorka Bueno.

“No ha existido colectivo organizador como tal, sino personas. Creo que siempre se ha improvisado bastante, como mucho con una semana de antelación se busca a quien vaya a representar a Olentzero, y se organiza. Aunque se suele nombrar a muchas personas, especial mención para: Alfredo Baraze, Magali Baraze, Xabi Alonso, Ana Tere Conget, etc.(…) Creo que el chocolate de la merienda lo ha hecho siempre Juan Luis Baraze en el Albergue. En el reparto de la merienda siempre ha estado Magali, aunque en los últimos años los padres y las madres colaboran más”, indica Julio Beretens.

Evolución en su historia

Dentro de la sencillez del acto la fiesta de Olentzero en Isaba también ha tenido su propia evolución. Gorka Bueno (Isaba, 1976) sitúa en sus recuerdos el nacimiento de esta fiesta a mediados de los años ochenta, “tengo un recuerdo muy entrañable de aquello; era muy como ahora, pero sin acto de entrega de regalos”. He aquí, por tanto, uno de los aspectos en que ha evolucionado. “El hecho de hacer el acto de entrega de regalos en el cine, yo creo que es una maravilla para los críos”, indica Gorka Bueno.

Cambian también los protagonistas. Olentzero ha sido siempre en Isaba una persona de carne y hueso, no un muñeco como en otros muchos sitios. Y esa persona que ha recreado a Olentzero tiene nombres y apellidos. Los testimonios recogidos hasta ahora nos permiten recomponer, al menos de forma aproximada, el listado de personajes que han hecho de carbonero, que serían los siguientes: Alfredo Barace, Jesús Mª Barace, Máximo Paletas, Pedro Mayo Petxeras, José Luis Garcés Luesia, Mikel Garbisu, Iñaki Archanco Txorimilo, José Mari Arguiñano, Aitor Pérez, Jon Iribarren, y Gorka Bueno; siendo este último quien mayor número de veces ha hecho de Olentzero. “Después de unos años retirado, pues todos los críos me empezaban a conocer, me reclutaron de nuevo, y en esa segunda ocasión yo creo que lo disfruté más, ya que yo mismo tenía hijo y sobrinos, y ver la inocencia y la ilusión de todos ellos es lo más bonito que hay”, afirmaba el olentzero Gorka Bueno.

Otra de las evoluciones, muy común a otras localidades, es la incorporación de Mari Domingi, la pareja de Olentzero, lo que implica la incorporación de la mujer en un puesto protagonista; esta última, desde que apareció, está siendo representada por Ilaski Baraze. “La incorporación de Mari Domingi le ha dado más calor y cariño al día; ya no solo es Olentzero, sino que viene con su pareja”, afirma Gorka Bueno.

“Otra variante fue la parte musical. Desde el año 2002, aproximadamente, un grupo de músicos de Isaba acompañaron la comitiva por el pueblo y la entrega de regalos, repartiendo para la ocasión las letras de las canciones, ‘Hator, hator” y ‘Olentzero’ principalmente”, indica el músico izabar Julio Beretens.

Tampoco ha sido siempre igual la forma de llegar al pueblo; “hubo unos años que se hizo con algún coche, con caballo incluso, pero hace unos años, coincidiendo con mi regreso al papel de Olentzero, había nieve y falló el coche. Tuvimos que salir andando, y lo que a priori era lo peor, se convirtió en una maravilla, ya que los críos se acercaban, hablaban, te contaban historias… fue una pasada, y así se quedó”, recordaba Gorka Bueno en la entrevista que se le hizo en diciembre de 2016.

Al margen de estos pequeños cambios, “el formato de esta fiesta se ha mantenido prácticamente invariable desde su inicio; en las escuelas se hace una merendola para los niños con chocolate y bollos, se le recibe en la gasolinera (ya desaparecida), se recorre el pueblo cantando la canción de ‘Olentzero’, y se acaba en el cine repartiendo los regalos. Hasta hace diez años aproximadamente Olentzero hacía el recorrido montado en una caballería, inicialmente en la mula de Cuartillo, después en el caballo de Jean Philippe. Posteriormente se ha desplazado a pie por el pueblo, y desde hace cinco o seis años aproximadamente a Olentzero le acompaña Mari Domingi, representada por Ilaski Baraze”, indica Julio Beretens, también en diciembre de 2016.

.

Anecdotario

En la recogida de testimonios y recuerdos sobre esta fiesta se ha puesto un empeño especial en recoger los chascarrillos, las anécdotas. Preguntado sobre estas, Gorka Bueno contaba lo siguiente: “Las mayores anécdotas las recuerdo reencarnando a Olentzero, con la potoka de Jean Philippe, sin tener ni idea de montar a caballo y tener que hacerlo rodeado de gente, con ruido, cohetes, música… ¡y a pelo!. Un año falló la potoka por lesión, y David Baines bajó del monte un caballo blanco precioso; al asomar por la curva de la Inspección, Felini tiró un cohete, al igual que hacía siempre su hermano Alfredo, fallecido ese año. Al oír el cohete el caballo se asustó, dio la vuelta, y echó a correr en dirección a Belagua conmigo encima, ¡con Olentzero encima!, y Adolfo Baines corriendo detrás intentando cogerlo para que parase. Lo conseguimos y volvimos; fue una tarde dura… Adolfo me propuso en más de una ocasión llevarme a hombros, como si fuese Paquirri…”.

Julio Beretens apostilla que “en sus orígenes los primeros que en Isaba encarnaron el papel de Olentzero no sabían euskera, hasta que llegaron las primeras ‘hornadas’ de euskaldunberris, con Gorka Bueno”. Este mismo informante indica que “la imagen más representativa de Olentzero en Isaba es la de Gorka Bueno subido a una pared de cualquier huerto, soltando una arenga a los niños y lanzando un zarpado de caramelos al aire. Otra estampa característica era la de Jean Philippe sujetando el ramal de su caballo y tranquilizando al equino ante el asedio de los niños. Aunque sin duda la mejor imagen es la de la cara ilusionada de los niños”.

Cartel

Para anunciar en Isaba este acto se ha editado siempre un cartel que se ha colocado en los lugares tradicionales. “Durante los veinticinco primeros años diseñé el cartel que anunciaba a Olentzero. En el 2010 se celebró el 25 aniversario, para lo que compuse un cartel conmemorativo. En el año 2001 realicé una exposición en la Casa de Cultura de Isaba, y en esa muestra aparecían todos los originales. Después de estar veinticinco años haciendo los carteles de Olentzero, dejé ya de hacerlos con la esperanza de que alguien cogiera el relevo. Como ya he comentado, yo me encargaba del diseño del cartel, y además pagaba de mi bolsillo su edición y colaboraba en su reparto por diferentes pueblos del valle, algunos de Salazar, Lumbier y Pamplona. La organización, primero Alfredo Barace y después su hermana Magali, me obsequiaba todos los años con un queso y una botella de Patxaran, cosa que agradecía de corazón”, afirma Xabi Alonso.

“En el año 2010 se hizo la semana anterior al Olentzero una fiesta con motivo del 25 aniversario. Se hizo un cartel que recopilaba los 25 carteles anunciadores elaborados por Xabi Alonso, y hubo una fiesta homenaje en la iglesia de Isaba”, rememora Julio Beretens. Este mismo informante indica que “hasta el año 2010 los carteles eran de imprenta y elaborados por Xabi Alonso. Desde entonces son más artesanales, creo que colabora en su elaboración Aintzane Baraze y otras personas”.

Esta es la breve historia del Olentzero de Isaba. A partir de aquí el informe se completa con una descripción minuciosa y detallada de la edición de 2016, a la espera de sucesivas descripciones en los años venideros. Lo que sí sabemos es que toda esta información queda sal

astelehena, 2017(e)ko abenduaren 25a

Orokorrak kategorian

 
Hosting por dinahosting

 

Olentzerozaleen Elkartearen web gune ofiziala
olentzero.net@gmail.com
2006ko, 2007ko bertsio ikustea · RSS · intranet
Logo Udalbilde-Udalbiltza
Babeslea Udalbiltza Udalbide
Olentzeroren Lagunak Elkarteak Udalbiderekin hitzarmenak sinatu ditu 2005, 2006, 2007, 2008 eta 2011an.
Esker Kepa Gallego · Design Lekunberri.com
© 2007-2018.